Mujeres Emprendedoras Emprender Alcalá de Henares
Empresarias mexicanas españolas

LOS RETOS DE LAS EMPRESARIAS. WEBMINAR ENTRE MÉXICO Y ESPAÑA.

KONECTOR UPAEP Centro de emprendimiento y desarrollo de empresas, en alianza con Netcultura y MCGESTIÓN de España, llevaron a cabo un panel con empresarias de México y España para hablar sobre los retos de la mujer empresaria.

En el conversatorio participaron como moderadores la Dra. María Guadalupe Huesca, Consultor en empresa familiar y parte del equipo KONECTOR UPAEP, Centro de emprendimiento y desarrollo de empresas y Don Alberto González, Secretario General de Netcultura, Fundador de la Universidad Europea online y canal de Radio Internacional en España.
La conversación fue dinamizada por una serie de preguntas que dieron una visión sobre historias personales, aprendizajes y consejos sobre ¿Cuándo es recomendable emprender?, ¿Cómo saber que estamos preparados para ello? y ¿qué recomiendas a las nuevas generaciones?
Alejandra Barbabosa, empresaria mexicana, compartió que antes de abrir el restaurante Recaudo, hizo un primer intento de abrir un restaurante junto con una amiga, sin embargo; por diversas dificultades tuvieron que cerrarlo. La resiliencia y los conocimientos adquiridos dieron lugar a que lo intentara de nuevo, abriendo su restaurante actual.
Ella comenzó Recaudo en Cholula, Puebla hace 6 años, basándose en un consumo responsable y en apoyo a los productores de la zona, además tiene la peculiaridad de ser un restaurante vegetariano. Aunque muchos le decían que “era de locos la idea”, ella tenía claro que eso era lo que realmente quería, y se enfrentó a los retos, en donde junto con sus colaboradores pudo salir adelante, encontrando nuevas oportunidades. Alejandra consideró que la nueva realidad la ha retado a salir de su zona de confort e innovar en diversos aspectos para que el restaurante continúe operando.
Además comentó:
– No hay un momento para emprender, sino se debe emprender con algo con lo que te sientas seguro de que eso es lo que quieres hacer.
– Se puede emprender con nada e ir haciendo el camino poco a poco.
– Se tiene que renunciar a tener vacaciones y a no tener tiempo de descanso como otras personas.
– Es una decisión fuerte y como todas las decisiones tiene sus pros y sus contras.
– No tener miedo. Arriesgarte, trabajar y aprender a tener la fuerza de salir adelante. Buscar formas para sacarlo adelante. Creer en uno mismo y poner pasión en lo que haces.
Durante su intervención, Xisca Camps, consultora y diseñadora web en España, decidió iniciar su propio negocio después de que algunas compañías le cerraron las puertas al casarse y ser madre. Por lo que actualmente trabaja por cuenta propia ayudando a otras mujeres empresarias para que sus negocios crezcan.
Ante el confinamiento, uno de los sectores más afectados fueron las madres que no podían salir a trabajar ni desatender a sus hijos y también las mujeres que se encargan de cuidar a adultos mayores, siendo casos representados por algunos de sus clientes, por lo que la nueva realidad y el desarrollo forzado de la tecnología digital le favoreció e impulsó su empresa. Xisca comparte “Somos nosotras las que nos hemos parado, somos nosotras las que nos hemos activado y somos nosotras las que pondremos el país en marcha otra vez”.
Xisca aportó algunos consejos para el momento que se decida emprender:
– Cada persona tiene su momento para emprender.
– Aconseja emprender un negocio propio sólo a aquellas personas que lo sientan, hay personas que deciden ser intraemprendedores y se sienten mejor trabajando para una empresa.
– Aprendemos de los fracasos y veamos cuáles son nuestros puntos débiles para trabajarlos.
– No se debe emprender por tener más tiempo, porque emprendiendo se trabaja el doble de tiempo, solo que lo administran de forma diferente.
– Si se quiere emprender no tengan miedo, si caemos nos levantamos, pero sabemos que nos volveremos a caer tantas veces como tenga que ser.
– Estamos para ayudarnos, hay muchos emprendedores y se vuelve a intentar con resiliencia.

La empresaria mexicana Guadalupe Lozano, dueña de La Chiquita Poblana, restaurante con más de 124 años de antigüedad heredó el restaurante de su abuela y tuvo que elegir entre desarrollar su profesión o mantener el negocio aun siendo muy joven. Actualmente la quinta generación ya está trabajando en este legado, a base de creatividad y han logrado salir adelante.
Fue la primera mujer en la Presidencia Estatal y Municipal de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (CANIRAC) de Puebla y la primera mujer en la Presidencia de la Unión Social de Empresarios (USEM) de México. Aprendió que lo que la llevó hasta ahí, fueron sus capacidades y el desarrollo de habilidades; además, que son los retos que uno supera, los que nos hacen mejor persona y mejor profesional.

En periodo de incertidumbre, Guadalupe también tuvo que ser creativa ante los cierres de negocios, decidiendo hacer alianza con productores de cerámica para apoyarlos en estos momentos y continuando con el servicio a domicilio.

Guadalupe recomendó tomar en cuenta lo siguiente:
– La experiencia se consigue precisamente en la práctica.
– Los negocios se comienzan y se trabajan para irlos perfeccionando.
– Equilibrio del cuerpo, mente y espíritu es importante para tomar las decisiones.
– Se necesita inteligencia emocional: “Se debe estar preparado para caerse 10 veces y levantarte 11”.
– Los seres humanos tenemos 36 talentos, pero son los 10 primeros los que nos indican a qué debemos dedicarnos, sin esperar una lotería o una herencia.
– Se pueden tener muchas carreras y muchos estudios, pero lo que te guía son los talentos.
– No hay que cerrarse al cambio, ni cerrarse a los consejos.
– Los valores se alcanzan siendo empáticos y creando alianzas.
– Es importante rodearte de gente exitosa para acertar en los negocios con sus orientaciones.
– Tener disciplina empresarial y cuidar mucho a la familia en equilibrio. Poner encima siempre la empatía, la resiliencia, inteligencia emocional y creatividad.
– Formarse y tener mucho amor propio.
María Álvaro, empresaria española que también comenzó joven ayudando con la puesta en marcha de la empresa de su padre, mientras estudiaba la carrera de empresariales. Ha trabajado en áreas del sector económico, pero la falta de ética observada en el mundo de los negocios la ha llevado a tener un enfoque social ayudando a presos, mujeres víctimas de violencia, jóvenes de familias desestructuradas, niños y jóvenes con problemas de aprendizaje, etc.
Actualmente en su espacio de coworking ayuda en el emprendimiento con una visión de 360 grados, generando visibilidad a emprendedores, haciendo networking y brindando asesoría. Con motivo del día internacional de la mujer, comenzó un curso gratuito para mujeres inmigrantes que quieren emprender, siendo un grupo de apoyo en donde además conozcan herramientas que les permitan tomar decisiones empresariales y desarrollen negocios exitosos.
María Álvaro, reflexiona y comparte:
La pandemia nos ha traído el mundo online con sus pros y contras. Por un lado, nos adaptamos al mundo digital y vivimos los fallos que trae consigo; por otro lado, nos permite comunicarnos con personas de otra parte del mundo y escuchar las opiniones de las distintas culturas.
Las mujeres se han hecho especialmente resilientes durante esta contingencia, han llevado a cabo los roles de cuidado y atención en su entorno, aunque se hayan tenido que poner en riesgo ellas mismas. En España, el 70% de médicos y enfermeras son mujeres y las cuidadoras de niños y ancianos han tenido que adaptarse a esta realidad. Incluso, mujeres que trabajan en actividades del hogar, se les prohibió salir de su lugar de trabajo para no poner en riesgo a quienes cuidaban.
Las mujeres han tenido que desarrollar esta resiliencia desde tiempos antiguos, haciéndolas más fuertes. No hace tanto que las mujeres en España para poder abrir una empresa o una cuenta bancaria tenían que pedir autorización a su padre o su marido y no tenían derecho al voto.
Aún ahora, las mujeres emprenden menos que los hombres porque tienen más roles: ama de casa, cuidar de la familia, estudiar, ser independiente y trabajar. Cuando entre los años 60’s y 70’s hubo un repunte de las mujeres emprendedoras en España, lo hacían en trabajos que tenían relación con los roles de género: lavar, cocinar, coser y en general los relacionados con los cuidados.
Actualmente se han abierto camino mujeres empoderadas que han creído en ellas mismas en los deportes, la ciencia, la política, las artes, en general en todas las áreas y esto hay que celebrarlo y animar a las mujeres a seguir avanzando.

María comentó:
– Basándose en el dicho “A río revuelto, ganancia de pescadores”. Se debe valorar que está necesitando el mercado en ese momento para emprender y cubrir esa necesidad. En la pandemia no sería acertado abrir un hotel, pero si algo relacionado con la salud, con personas mayores o con enfermedades mentales, por ejemplo.
– Un emprendedor debe ser consciente de que debe tener clientes con necesidades reales para que su negocio pueda prosperar.
– Ha de ser consciente de que se lleva el negocio en la cabeza 24h los 7 días de la semana, y que aún durmiendo, estamos pensando en cómo hacer una sinergia, captar un cliente o sacar tiempo para adaptarte a las nuevas tecnologías, nuevas normas y posibles contingencias.
– Es necesario también, saber pedir disculpas incluso por errores cometidos por uno mismo o por alguien más de la empresa.
– Con determinación y un foco claro al cual dirigirse, cualquier momento puede ser adecuado para emprender.
– Si verdaderamente tienes una pasión, un sueño emprendedor, te saldrá bien. Tardarás más, tardarás menos, pero sin perder el foco con creatividad, con resiliencia, con constancia, con sentido común. Sobre todo, hacer sinergias. Ver de quién te estás rodeando para que el proyecto sea exitoso.
Finalmente, Alberto González afirmó: “Creo, y lo digo con la mano en el corazón, que la mujer tiene un gran sentido común”. También afirmó que la pirámide poblacional en España está invertida y que gracias a las mujeres latinas inmigrantes se pueden pagar las pensiones, la mujer se hace camino al andar y como emprendedor hay que tropezar para aprender a seguir.
“El emprendedor es aquella persona que no tiene final de mes” comentó, el emprendedor y más aún las mujeres emprendedoras, son personas que hay que cuidar y valorar.

por su parte, Guadalupe Huesca añadió que realmente a veces solo se requiere iniciar con una idea y ver cómo sacar adelante la empresa con diversas entidades del ecosistema y aliados. Dio importancia a las experiencias, la creatividad, la resiliencia y a las herramientas y recursos propios para llevarlo a cabo el emprendimiento.

Author

Redacción MC Gestión

Comenta y participa de la conversación

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.